Reflexiones

Llamada a los fuertes
¡Ahora! ahora es el momento y no mañana, después o la semana que viene. Ahora, cuando el hombre es consciente de esa llamada que le dice “Ahora es el momento”, debe saber que la hora esta cerca, que él ha sido llamado para una misión muy grande.
Esto es una intuición, pues aun su personalidad no le deja ver con claridad la llamada, pero…. no obstante algo en su interior se ha percatado, ha oído y ha visto la aparición del Hijo del Hombre y en su interior, sin que nadie se percate de ello, le ha brotado un sudor frio, el sudor frio del conocimiento y del discernimiento de que en su interior algo ha cambiado, que era cierto lo que decían los libros, que le era mostrado el camino en una visión extra corporal en una fracción de segundo, en una eternidad.
Sabe en su interior que el Señor de toda Vida empieza a despertar de su letargo de muerte y eso le ha conmocionado, siente como si su ser fuera dividido en dos partes netamente diferenciadas, ya se ha convertido en un simple observador que da testimonio de una fuerza desconocida que le aprieta como una soga al cuello, pero que al mismo tiempo lo sumerge en una paz profunda.
Para ese hombre Hermes Trismegisto le dice: Que dolor tan grande debe soportar el cuerpo que lleva dos almas en su interior, porque solo el hombre es doble, mortal según la personalidad terrestre o alma sangre e inmortal cuando es vivificada por el Espíritu.
Tú, hermano, hermana, si tú sientes en lo más profundo de ti esta desarmonía, piensa que esos son los dolores de parto, pronto nacerá el ser inmortal y serás libre.
Pero es ahora cuando esa llamada suena como una trompeta y cauteriza tu corazón. El dolor es el resultado de la ignorancia.

Cuando un nuevo fuego penetra en tu ser, cuando suena la voz de rescate en lo más intimo de tu corazón, ábrele ahora, no pierdas un instante, si lo haces así sentirás un dolor profundo como si una espada fuera hundida en el corazón, es el dolor de la purificación, es el dolor del desenmascaramiento interior y del mundo, es el dolor de ver claramente las garras horripilantes de Medusa, y de ver impotente cuantos personas son tragadas por ese horrible monstruo; es saber que desde ahora, ese horrible monstruo te persigue sin descanso día y noche, tratando de engullirte al mas mínimo traspiés.
En este estado suena interiormente una voz lejana que dice: “Quien mate al dragón antes del tercer día se casara con la princesa y vivirá eternamente en palacio”. ¿Por qué todas estas historias son similares? ¿Quién es el dragón? ¿Quién es la princesa? ¿Qué terribles hazañas acechan al futuro príncipe?.

Ese valiente solo, aspira a un fin con el mismo deseo, que el que desea aire después de estar un tiempo sumergido en el agua. Ahora y no mañana, pues los tres días pasan con la rapidez del segundo. Ha de ser ahora, pero este valiente no lleva nada para combatir con el dragón, pues al sentir el ahora, se puso en camino rápidamente sin volver la vista atrás.

A medida que se pone en camino va teniendo las suficientes fuerzas como para poder proseguir la lucha, pero ha de saber donde está el dragón, donde la princesa, con que matarlo y si falla…
Pero aunque el miedo esta agarrado a la garganta como una soga que asfixia, solo existe un deseo: vencer o morir. De que vale mi vida si pierdo a la princesa se pregunta y la respuesta es siempre: vencer o morir.
No hace falta llegar al final del cuento, pues ya todos sin excepción lo hemos oído, el valiente en el ultimo hilo de su vida, totalmente extenuado de la lucha, mata al dragón y ensangrentado y como muerto regresa a palacio, donde es curado de sus heridas por la princesa y …. Dulce final.
Pero ahora la llamada no es para saber contar cuentos sino que ahora, el Rey nos dice que debemos nosotros escribir ese cuento y ser ese valiente. Ese es el sudor frio ¡¡ ¿nosotros?!!
Pero si… pero si… yo no…
Sí, si no te apresuras la princesa morirá. La llamada suena: Nobles Caballeros ha llegado la hora de la gran cosecha, solo podrán cosechar aquellos que con su espada la hundan tres veces en el dragón y le den muerte para siempre. Solo ellos podrán regresar vivos de la gran hazaña y solo ellos sabrán donde están los barcos que regresaran al reino con la cosecha.
Quiero hacer hincapié que estas palabras son solo para los fuertes y no para los débiles. El Rey busca transmisores de la Palabra y de la Fuerza de Luz.

Id y predicad la Palabra a todas las naciones, pero no como quien cuenta historias y parábolas sino que con vuestro ejemplo y con vuestra luz, el mundo vera que esta en tinieblas.

Esos valientes tienen un largo camino que recorrer, saben en lo más hondo de su corazón, que el dragón no está en La India o China, sino dentro de su mismo ser, que el dragón está sentado en su misma mesa, que el dragón es èl.

Son conscientes de su separación de la luz y que están en tinieblas y de que si quieren salvar al mundo tienen que vencerse ellos mismos; esa lucha es una lucha diaria, una batalla ganada, otra perdida, otra ganada, etc. es ir ganando terreno al monstruo, es morir cada día como decía S. Pablo, porque a medida que se muere somos fortificados en el Señor.
Tenemos que desalojar al monstruo hasta de la sangre de nuestras venas, pues otra sangre ha de ponerse en su lugar, solo así se tendrá éxito, solo así es vencido el monstruo, no con la espada material, sino con la espada del Espíritu.
Ahora es el momento y tendrás la intuición de haber nacido fuera de las influencias de Maya, de haber nacido para este momento ante el que ahora te encuentras, como si fueras un enviado del cielo de los que hablan Las Escrituras.
El mundo te espera, la rueda chirriando ruge como el huracán, y la misión es detener esa rueda, cada segundo que pasa es más difícil para tener éxito, pues mayor es el peso de los que están subidos a la infernal noria.
La Humanidad necesita nuestros cuerpos para poder llevar a cabo la misión salvadora. Sin nuestros corazones, cabezas y manos, la Humanidad no puede manifestarse, es imposible. La Humanidad Liberada no lleva a cabo la cosecha por medio de naves y artificios mecánicos u ovnis. No, mil veces no! La Humanidad Liberada sin nuestra ayuda consciente no puede hacer nada. Por eso hay una soga al cuello, la gran responsabilidad, pero al mismo tiempo una paz profunda, el amor al Creador y su criatura, el conocimiento consciente del plan del Logos y el deseo vehemente de querer cumplirlo llegando como muerto después de haber matado al dragón, su propia voluntad, con la espada, la voluntad divina.
Esta es la tarea a la que somos llamados todos y cada uno de nosotros, pues el final del cuento es el principio al que todos regresamos “Había una vez un país muy lejano…”
Todo esto se ve como en una visión extra corporal, de dónde venimos y adónde vamos, pero ahora hay que escribir la historia con la sangre de nuestro corazón.
Quien tiene el valor de empuñar esa pluma vera como la carta es escrita por el Señor de toda Vida hasta su completa terminación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s