La Fuerza de Luz en la Palabra

Hay unas palabras que contienen mucha fuerza y es que: “El Reino de los Cielos no consiste en palabras sino en fuerza”.

Hay dos formas de escuchar, con la cabeza y con el corazón.

La cabeza como ya hemos estudiado es bipolar, tiene dos hemisferios, uno es positivo y el otro negativo, uno es masculino y el otro femenino, uno es lógico y racional y el otro es emocional y mágico; uno es eléctrico y el otro magnético. En resumen el cerebro es bipolar y toda la enseñanza que se tamice a través del cerebro, va a ser necesariamente refractada.

Sin embargo en el corazón existe un lugar o un espacio que está por encima del espacio y del tiempo, está por encima de la polaridad, es donde únicamente reside  la unidad.

El cerebro necesita alimentarse de palabras, estas serán digeridas por un hemisferio como que interesante, parece lógico y el otro hemisferio sentirá que algo de esas palabras le hace conmocionarse; pero al corazón no le llegan palabras, solo fuerza de luz, y del corazón solo surge un sentimiento de unidad. Por eso en todas las palabras que surgen del corazón cuando escuchas tu voz interior, solo sale un mensaje de unidad, de recuerdo, de llamada al despertar.

El camino solo puede partir del corazón, ya que como se dice en la Biblia, “el que no entra por la puerta es un ladrón y un salteador”. ¿A qué se refiere Jesús con estas palabras?. Nuestro cerebro no está preparado para entenderlas, pues no tiene el programa adecuado para descifrarlo. No obstante a la luz del corazón, la fuerza de esas palabras, desvelan un misterio y es que en nuestro microcosmos o cuerpo energético hay una de serie de ruedas de luz o chakras que giran constantemente, y que por medio de ciertas prácticas se puede elevar la kundalini desde el sacro hasta el chakra coronario, despertando de esta forma poderes muy fuertes en el ser humano. Pero Cristo dijo: el que no entra por la puerta es un ladrón y un salteador. Se convierte de esta forma en un ser pseudoespiritual. En resumen de las distintas maneras que hay de elevar la kundalini para alcanzar poderes y ser un superhombre, solo hay una manera de entrar en el verdadero camino espiritual y este camino viene señalado veladamente en el Nuevo Testamento.

Es el camino de Belem al Gólgota. Para los versados en los misterios  Belén significa el corazón, ahí es donde se tiene que producir el nacimiento. Únicamente en ese pesebre es donde está la potencialidad más asombrosa del ser humano. Ahí es precisamente donde se origina el verdadero milagro. La energía que fluye del corazón, activada por el Espíritu produce un nacimiento que en la Biblia es denominado Jesús. Pero antes de Jesús estaba Juan. Se dice que Juan es el que prepara el camino para Jesús.

Muchas personas leen La Biblia y la ven de forma externa, es decir personajes que existieron y dieron un mensaje, pero hay otra forma de leerla y es con el corazón. Entonces esos personajes  toman vida dentro de ti, el camino que mostraron es tu camino, y desde ese mismo instante tienes el deber de recorrerlo.

Hay afirmaciones que hago que se pueden prestar a debate, por eso quiero que me dejes tu opinión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en autoayuda, desarrollo espiritual, meditacion y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s